Microrelatos

Arrodillada

Y allí estaba ella, desesperada, en medio de un mar de lágrimas, volviendo a casa.

Hacía tan solo unos minutos, estaba arrodillada, en el suelo, en plena calle, casi a media noche, abrazada a sus piernas. Había apretado fuerte su rostro contra sus muslos y lo había abrazado fuerte, como si creyera que era la última vez que iba a hacerlo.

Y allí estaba ella, sentada en su coche gris, con su cuerpo temblando, con el alma perdida, porque su alma quedó arrodillada en aquella calle, junto a sus pies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s