Nuestra burbuja·Tuiteando

Extraño

Extraño tus manos, tu barba y tu mirada.
Extraño tus ganas alimentando las mías.
Extraño tu calor y tus gemidos.
Extraño tu fuerza y tu ternura, tu voz diciendo “te está quedando un culo precioso”.
Extraño ese equilibrio entre sentirme vulnerable y segura, sucia y radiante, usada y deseada.
Extraño estar a tus pies y entre tus brazos.
Extraño no tener un guión establecido, la incertidumbre de no saber qué viene después.
Extraño abandonarme a tus deseos, entregarte mis riendas y mi voluntad.
Extraño sentirme en casa, ser parte de un todo que se construye día a día.
Extraño perder la postura por el dolor y correr a recuperarla para que sigas azotándome.
Extraño retorcerme de placer y perder la cuenta de mis orgasmos.
Extraño la calma que encuentro acurrucada en tu pecho.
Extraño que me llames payasa y rías, tanto como que me llames zorra y me poseas.
Extraño esos abrazos que me arropan como a una niña pequeña.
Extraño volar arrodillada a tus pies.
Te extraño a ti, Daddy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s